ESPIROMETRIA

Espirometria - Hospital Para Todos
Reproducir video acerca de logo_hospital_para_todos

La espirometria o examen de espirometria es un estudio rápido e indoloro en el cual se utiliza un dispositivo manual denominado «espirómetro» para medir la cantidad de aire que pueden retener los pulmones de una persona (volumen de aire) y la velocidad de las inhalaciones y las exhalaciones durante la respiración (velocidad del flujo de aire).

Este estudio se utiliza en niños mayores de 5 años. El espirómetro está formado por dos piezas: una boquilla y un tubo que se conecta a una máquina, que registra y muestra los resultados.

La espirometria o examen de espirometria les indica a los médicos si los pulmones están funcionando correctamente. Se utiliza para ayudar a diagnosticar y monitorear las enfermedades que afectan a los pulmones y dificultan la respiración, como el asma y la fibrosis quística. También puede utilizarse para lo siguiente:

  • Determinar la causa de la falta de aire, la tos o la sibilancia
  • Monitorear el tratamiento de problemas respiratorios
  • Evaluar el funcionamiento de los pulmones antes de una cirugía

 

El Profesional medico medirá su peso y altura e ingresará su información en la computadora. Usted estará sentado durante la realización de la prueba o examen de espirometria y usará clips para la nariz para sellar el flujo de aire a través de la nariz.

Deberá sostener un pequeño dispositivo de medición del flujo de aire que tiene una boquilla adherida a un extremo. Coloque la boquilla en su boca, apretándola con sus dientes. Asegúrese de que sus labios estén bien sellados alrededor del exterior de la boquilla y que su lengua no bloquee el orificio. Puede respirar normalmente a través de esta boquilla con mucha facilidad, pero para realizar la prueba, necesita respirar en la forma especial que se describe a continuación. El técnico lo asesorará durante toda la prueba o examen de espirometria

pASOS A TENER EN CUENTA

Permanezca con la boquilla bien sellada entre sus labios durante todo el tiempo que se realice la prueba

Realice una inspiración normal.

Luego, exhale suavemente hasta vaciar sus pulmones totalmente.

Tome una GRAN inspiración BIEN PROFUNDA, llene sus pulmones.

Luego, EXHALE con MUCHA FUERZA y siga exhalando hasta que le indiquen que deje de hacerlo. Debe seguir exhalando el aire durante 6 segundos. Puede sentirse vacío rápidamente, pero siga exhalando de forma tal que se pueda medir cada pequeña exhalación de aire.

Cuando se le indique que pare, sáquese la boquilla y descanse. Estos pasos se repetirán al menos 3 veces, pero pueden ser más.

 

HAY 2 TIPOS DE ESPIROMETRIAS O EXAMEN DE ESPIROMETRIA

Espirometría simple: consiste en que la persona respire lentamente primero con normalidad. Luego tendrá que coger y soltar todo el aire que pueda. Así se mide el volumen de aire que entra y sale de los pulmones, y el máximo que podría entrar y salir.

Espirometría forzada: consiste en que la persona coja todo el aire que pueda y después lo suelte bruscamente hasta que no pueda expulsar más. Es la más útil para el estudio de broncopatías. Así se mide el flujo, es decir, la cantidad de aire por segundo que puede expulsar una persona.

Una espirometria o examen de espirometria no nos dirá directamente cuál es el problema pulmonar al que nos enfrentamos, pero sí nos indica si la función pulmonar está alterada con un patrón obstructivo (el aire no puede salir fácilmente) o restrictivo (el aire no puede entrar). Esto ayuda mucho a decidir un tratamiento útil, y permite enfocar el diagnóstico con la clínica u otras pruebas.

Ir arriba